miércoles, 11 de marzo de 2009

Los huevos fritos son buenos para combatir la hipertensión

Los amantes de los huevos, especialmente fritos, están de enhorabuena. A pesar de la mala fama que arrastran estos productos, un trabajo preliminar publicado en el ´Journal of Agricultural and Food Chemistry´ revela que ciertos péptidos presentes en la clara del huevo ejercen un efecto hipotensor equiparable a los inhibidores de la ECA, la familia más popular de antihipertensivos.

Los péptidos son fragmentos proteicos que se encuentran inactivos mientras permanecen en el interior de la proteína original, pero que muestran una gran actividad biológica cuando son liberados en un proceso químico. Según parece, la cocción y, especialmente la fritura, repercute en la liberación de estos compuestos que, al menos en el laboratorio, tienen potencial para reducir la presión sanguínea.

Los científicos recalcan que todavía queda un largo camino por recorrer antes de asegurar que este efecto también se produce en los humanos. No obstante, si se avanza en esta dirección, sería una manera cómoda, sencilla y barata de mantener las cifras tensionales a raya.

No es la primera vez que se observan evidencias de que el huevo no es tan malo como lo pintan. Su supuesto alto contenido en colesterol le ha acarreado una fama de la que aún hoy, y a pesar de que se ha comprobado que ni contiene tanto, ni es tan perjudicial, no ha podido desprenderse.

Una investigación española, llevada a cabo con ratas en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, concluyó que un compuesto hidrolizado procedente de la clara de huevo y obtenido a partir de un proceso enzimático con pepsina (uno de los péptidos presentes en el huevo) lograba controlar la presión sanguínea de los roedores espontáneamente hipertensos y evitaba que las cifras de los animales sanos ascendieran peligrosamente cuando los autores les inducían la patología.

"Los productos que se han estudiado podrían ser utilizados como alimentos funcionales con beneficios terapéuticos en la prevención y en el tratamiento de la hipertensión", rezaba el trabajo, publicado en el ´British Journal of Nutrition´ en noviembre de 2005.

"Los ovoproductos podrían ser útiles tanto en sujetos con la tensión alta que controlan el trastorno con medidas dietéticas y en los que siguen terapia farmacológica, pero no logran un control óptimo de la enfermedad", resumen los expertos.


Fuente: elmundo.es
Publicar un comentario

Entradas populares