lunes, 26 de noviembre de 2007

Combinación de medicamentos incrementa la supervivencia con mieloma múltiple

MIÉRCOLES 21 de noviembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un régimen combinado de medicamentos que incluye un derivado de talidomida extendió la supervivencia de los pacientes de mieloma múltiple, así como el tiempo de reaparición de la enfermedad.

La combinación de Revlimid (lenalidomida) y dexametasona recibió la aprobación regulatoria por parte de la U.S. Food and Drug Administration en junio de 2006 para pacientes de mieloma múltiple que no habían tenido éxito con un tratamiento.

Ahora, dos artículos, que aparecen en la edición del 22 de noviembre del New England Journal of Medicine, marcan el final de las publicaciones del estudio que cimentó la aprobación, asegura Hildy Dillon, vicepresidenta de programas de enfermedades de servicios de los pacientes de la Leukemia & Lymphoma Society de White Plains, N.Y.

"Las personas que recibieron [el régimen combinado] tuvieron tres veces más probabilidades de responder", agregó la Dra. Donna M. Weber, autora líder del segmento norteamericano del estudio y profesora asociada de medicina del Centro de oncología M.D. Anderson de Houston. "La supervivencia general mostró una mejora de nueve meses de 20.2 a 29.6 meses", dijo.

El mieloma múltiple es un cáncer de las células de plasma de la sangre que causa cerca de 11,000 muertes cada año en los EE.UU. Los expertos aseguran que los nuevos hallazgos, junto con la aprobación reciente de la FDA de la combinación de medicamentos, deberían ampliar dramáticamente el panorama del tratamiento del mieloma múltiple, que históricamente ha sido una enfermedad difícil de tratar.

Los expertos explicaron que Revlimid es un derivado de la talidomida que tiene alteraciones en su química para darle mayor potencia con menos efectos secundarios.

La talidomida apareció por primera vez en Europa en los años cincuenta para el tratamiento de las náuseas del embarazo. Sin embargo, entre 1956 y 1962 nacieron unos diez mil niños con defectos congénitos graves debido a que su madre consumía el medicamento.

Aún así, recientemente, el medicamento ha mostrado algo de beneficio contra algunos trastornos, como el mieloma múltiple y los síndromes relacionados con la infección por VIH.

El mieloma múltiple "tiende a reincidir y, en el pasado, no ha habido muchas opciones de terapia, además del transplante de células madre, que puede ser muy riguroso y de alto riesgo para los pacientes", aseguró Dillon. "Esta enfermedad es muy común, más común en los adultos mayores que en los jóvenes, y el riesgo de transplante es mayor que en el de la población más joven".

La talidomida había mostrado beneficioso contra el mieloma múltiple, pero los efectos secundarios de fatiga, neuropatía, estreñimiento y coágulos eran graves.

En el primer estudio que tuvo lugar en Canadá y los EE.UU. participaron 353 pacientes que se habían sometido al menos a una terapia anterior por su enfermedad. Los participantes fueron distribuidos aleatoriamente para que recibieran 25 mg de Revlimid o un placebo durante las primeras tres semanas. Ambos grupos recibieron dexametasona en los días uno al cuatro, nueve al doce y 17 al veinte de los primeros cuatro ciclos.

El 61 por ciento de los participantes que recibió la terapia combinada tuvo respuestas completas, casi completas o parciales, en comparación con apenas el 19.9 por ciento del grupo del placebo. En el grupo de la combinación, el 14.1 por ciento tuvo respuestas completas, en comparación con el 0.6 por ciento del grupo del placebo.

El tiempo medio de avance de la enfermedad también fue más largo en el grupo de la combinación, 11.1 meses, en comparación con 4.7 en el grupo del placebo.

La supervivencia media fue de 29.6 meses en el grupo de Revlimid y de 20.2 meses en el grupo del placebo.

Se observaron efectos secundarios de alto nivel en el 85.3 por ciento del grupo de Revlimid y en el 73.1 por ciento del grupo del placebo. Más gente del grupo de Revlimid tenían neutropenia (una reducción en los glóbulos blancos) y coágulos.

"Mostramos que la lenalidomida minimizaba la neuropatía, pero los coágulos siguieron siendo un problema, así que los pacientes siguen necesitando algún medicamento antitrombótico si toman éste", señaló Weber.

En el otro estudio, un esfuerzo entre varios centros liderado por el Dr. Meletios Dimopoulos de la Universidad de Atenas, Grecia, participaron 351 pacientes de Europa que se asignaron aleatoriamente al mismo protocolo.

Los resultados fueron, en esencia, idénticos a los del brazo norteamericano.

"Estas farmacoterapias y combinaciones de medicamentos más recientes le están permitiendo a la gente vivir con su enfermedad más tiempo, posiblemente obteniendo una buena respuesta, por lo tanto es posible que se consiga una buena combinación más adelante que estos podrían probar", aseguró Dillon. "Es una buena noticia contar con otro medicamento en el arsenal contra esta enfermedad, que puede ser muy difícil de tratar".
Publicar un comentario

Entradas populares