lunes, 26 de noviembre de 2007

Detrás de los bostezos de la fiesta de Acción de Gracias no sólo está el pavo

JUEVES 22 de noviembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los ojos nublados y los cabeceos después de la fiesta del Día de Acción de Gracias no son poco comunes y los expertos aseguran que hay varios factores que podrían causar somnolencia en la gente durante este día festivo.

Podría tener que ver con la cena tradicional del Día de Gracias, que contiene elementos ricos en triptófano, una sustancia química que se sabe que promueve la somnolencia, comentó Donna Arand, directora clínica del Centro de trastornos del sueño Kettering de Dayton, Ohio, y profesora asistente de la Facultad de medicina Boonshoft de la Universidad Estatal Wright.

"El pavo es particularmente rico en triptófano, mientras que la leche y otros lácteos también lo contienen", aseguró Arand en una declaración preparada. "El L-triptófano es un aminoácido del organismo que se utiliza para producir serotonina, una sustancia química del cerebro que tiene que ver con el sueño REM. Las investigaciones han demostrado que un aumento en el L-triptófano produce sedación y puede reducir la latencia del sueño. Entonces, la sensación de somnolencia que siga a la cena del Día de Gracias probablemente sea el resultado del L-triptófano".

Según Ralph Downey III, jefe de medicina del sueño del Centro de trastornos del sueño y del Centro Médico de la Universidad de Loma Linda, California, y profesor asociado de psicología de la Universidad de California en Riverside, la "falta de sueño" acumulada por muchos también podría contribuir al sopor del Día de Acción de Gracias.

"La fiesta de gracias y la somnolencia son tan inseparables como el pavo y la tarta de calabaza. La somnolencia que experimentamos podría deberse en parte a comer, pero probablemente más que todo por el hecho de que nos estamos relajando con la familia y los amigos o viendo los desfiles tradicionales y los encuentros deportivos", aseguró Downey en una declaración preparada.

"Hacemos siesta o nos sentimos somnolientos porque estamos en un estado de relajación. Cuando finalmente nos relajamos, nuestro cerebro está listo para dormir por todos esos días que no hemos dormido mucho", dijo. "Probablemente sea mucho menos que el triptófano del pavo que la falta de sueño acumulada en su cerebro lo que hace que el Día de Acción de Gracias sea un festivo para dormir", dijo.

La American Academy of Sleep Medicine (AASM) recomienda, si quiere pasar una buena noche luego de las celebraciones del Día de Gracias, hacer ejercicio por la tarde y no ingerir una comida grande cerca de la hora de acostarse.
Publicar un comentario

Entradas populares