martes, 2 de junio de 2009

Vacuna cáncer de útero beneficiaría a mujeres adultas: estudio

WASHINGTON (Reuters) - Las mujeres adultas pueden beneficiarse tanto como las más jóvenes con la vacuna de Merck contra el cáncer cervical o de cuello de útero Gardasil, indicaron investigadores colombianos.

Los expertos hallaron que las mujeres de 24 a 45 años que no tienen antecedentes de verrugas genitales causantes de cáncer o enfermedad cervical eran mucho menos propensas a infectarse con el virus de las verrugas si recibían la vacuna, comparado con las pacientes a las que se les aplicaba placebo.

El estudio, publicado en la revista médica The Lancet, apunta a un nuevo mercado potencialmente lucrativo para la vacuna de Merck contra el denominado virus del papiloma humano (VPH).

El laboratorio, que financió el estudio realizado en Colombia, también mostró que Gardasil es un 90 por ciento efectiva en la prevención de las verrugas de transmisión sexual en los hombres.

La vacuna rival Cervarix, de GlaxoSmithKline, protege contra dos cepas de VPH y se emplea en Europa.

La doctora Nubia Muñoz, del Instituto Nacional del Cáncer en Bogotá, y sus colegas evaluaron a 1.900 mujeres que recibieron la serie recomendada de inyecciones de Gardasil y a 1.900 a las que se les administraron vacunas placebo.

Después de dos años, cuatro mujeres que recibieron la vacuna desarrollaron enfermedad cervical o infección con VPH, comparado con 41 pacientes del grupo de control, escribió el equipo. Esto se traduce en una eficacia de más del 90 por ciento.

El VPH es la enfermedad de transmisión sexual más común en el mundo. Alrededor de 20 millones de estadounidenses están infectados con este virus, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés).

Se trata de la principal causa de cáncer de cuello de útero, una condición que provoca la muerte de unas 300.000 mujeres a nivel global.

También puede producir otros tipos de cáncer, como anal, peneano, de boca y de cuello. Los CDC estiman que el VPH generó unos 25.000 casos de cáncer por año en Estados Unidos entre 1998 y el 2003.

Gardasil está diseñada para proteger contra los tipos de VPH 16 y 18, que son conocidos por causar alrededor del 70 por ciento de los casos de cáncer de cuello de útero. También está diseñada para resguardar de las cepas 6 y 11, que producen verrugas genitales.

La vacuna de Merck está aprobada en Estados Unidos para su uso en niñas y mujeres de 9 a 26 años, pero Merck busca expandir su utilización a las mujeres mayores. Gardasil no protege a nadie que ya haya sido infectado con una de las cepas del VPH.

Vacunar a las mujeres de más de 26 años no está aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) y no está incluido en las guías de los CDC.

El equipo de Muñoz señaló, sin embargo, que las mujeres mayores estarían en riesgo debido a los cambios en las conductas sexuales que se produjeron en las últimas décadas. Por eso, sería beneficioso vacunarlas con Gardasil.

En octubre, un modelo matemático demostró que vacunar a las pacientes de mayor edad contra el cáncer cervical podría reducir las tasas de enfermedad a la mitad en las mujeres de hasta 45 años.

(Editada en español por Ana Laura Mitidieri)
Publicar un comentario

Entradas populares