jueves, 11 de octubre de 2007

Mamografía

La mamografía es la técnica más eficaz para detectar el cáncer de mama y debe hacerse por lo menos una vez al año

Hasta hoy la mamografía, también conocida como mamograma es el examen más eficaz que existe para la detección del cáncer mamario ya que permite detectar alteraciones que de momento no son palpables o visibles como pequeñas densidades o microcalcificaciones.
Una mujer debe comenzar a realizarse mamografías en forma periódica y regular a partir de los 35 años y de preferencia realizarlos cada año, sobre todo si existen algunos de los factores de riesgo mencionados anteriormente.

La mamografía se realiza mediante un aparato de rayos X que permite la detección de tumores y quistes y ayuda a diferenciar los que son benignos y los malignos o cancerosos.

Para realizarlo que acude al laboratorio que contenga este equipo. La persona se retirará su ropa de la cintura para arriba y se colocará una bata. Dependiendo del equipo puede o permanecer sentada o de pie y colocará una mama y después la otra sobre una placa plana que contiene las placas para proyectar los rayos X. Después el aparato cerrará su compresor para presionar la mama y aplamar el tejido lo más que se pueda. El aparato toma secciones desde diferentes ángulos y mientras se toma cada placa, es necesario contener la respiración.

Para poder realizar el estudio, el día del examen no se deben utilizaar desodorantes, perfumes, talcos u otras sustancias bajo los brazos o sobre las mamas para evitar que las imágenes se oscurezcan y no se pueden portar joyas en el cuello.

Este examen puede ser un poco molesto y dolorso debido a la presión de la mama cuando se comprime, dado que los pechos tienen infinidad de terminaciones nerviosas y son muy sensibles.

El análisis e interpretación de las imágenes solamente tendrán validez cuando las haga un médico especializado, sin embargo cuando aparecen manchas bien delineadas, regulares y claras, lo más seguro (pero se tiene que confirmar medicamente) es que se trate de abultamientos o lesiones benignas y cuando se presentan áreas opacas y poco delineadas podrían sugerir la presencia de tumores malingos.

Cuando la mamografía revela algo que puede ser sospechoso, lo más seguro es que el médico realice una biopsia, para confirmar si el tumor es canceroso o benigno.

La mamografía tiene un riesgo mínimo, ya que el nivel de radiación es bajo, sin embargo y dado que es una imagen de rayos X, en caso de estar embarazada o amamantando, es necesario notificar la persona encargada de realizar de estudio, para tomar las medidas de protección correspondiente.
Publicar un comentario

Entradas populares